La Iglesia Presbiteriana en Chile. Fernando Kijner

Este trabajo de investigación fue realizado para el Recorrido Patrimonial por Santiago de Cultura Mapocho en su versión  75°, correspondiente al sector Barrio Mapocho – Esmeralda, realizado el domingo 28 de abril del presente año, para contribuir a promover la historia y la cultura de la ciudad. El hito desarrollado, Iglesia Cristiana Presbiteriana, se encuentra enclavada en el sector que recorrimos, en calle Santo Domingo entre Mac Iver y Miraflores. 

La Iglesia Católica Apostólica y Romana sufre su primera división  en 16 de julio de 1054, debido a diferencias entre Oriente y Occidente, formándose la nueva Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa, lo que es conocido también como el Gran Cisma.

Se entiende como la Pre Reforma lo sucedido entre los años 1366 y 1517, donde  los errores de la Iglesia Católica Apostólica Romana fueron considerados como demasiados; por ejemplo, la  acumulación de bienes materiales y poder terrenal, la vida de lujo y pecado, que generaron innumerables reclamos y protestas por la no tan acertada dirección de los Papas. Los reclamos provenían de muchas direcciones e incluso de San Francisco de Asís, quien manifestó que tanta riqueza debía de ser repartida entre los más pobres y necesitados.

Y no es hasta 1517 que el fraile agustino alemán Martín Lutero presenta sus 95 tesis que, de acuerdo a la tradición, fueron clavadas en la puerta de la Iglesia de Wittenberg. En el texto condenaba la avaricia, el paganismo y el abuso del Papa, principalmente en la venta de las Indulgencias lo que motivó que el Papa León X lo excomulgara y el emperador Carlos V, rey de España, lo declarara “Prófugo y Hereje”.

En el plazo de dos décadas fueron muchas las regiones que se sumaron a las protestas, como en Suiza, Alemania, Escocia, Países Bajos, Francia. Comenzó así una corriente de reformas no luteranas, influenciadas principalmente por el francés Juan Calvino y, en el año 1522 en Zurich, por el teólogo alemán Ulrico Zuinglio. Al llegar al año 1529 se produce la llamada Protesta de Espira, que hace referencia al documento enviado por 6 príncipes y 14 ciudades libres alemanas, quienes el 19 de abril de 1529 protestan contra el edicto del Emperador Carlos V que anulaba la tolerancia religiosa, y que le había sido entregada legalmente por el mismo emperador a los principados alemanes.

Así nació entonces, a partir de 1517, el llamado protestantismo.

El presbiterianismo, por su parte, es una rama de la iglesia protestante con raíces doctrinales, que nació en 1534 con el teólogo reformador francés Juan Calvino. Ellos solo aceptan 2 sacramentos instituidos por Jesucristo: el Bautismo y la Santa Cena.

John Knox, líder la reforma protestante en Escocia, es considerado fundador de la Iglesia Presbiteriana. Luego de ser liberado de su prisión se exilia en Inglaterra, en el año 1549, y después escapa en 1555 a Ginebra para continuar con su prédica, donde participó en la conocida creación de la Biblia de Ginebra, la misma que llegó a Norteamérica en 1620, donde se amplía su presencia, llegando a tener un profundo impacto en la democracia y en la Constitución de Estados Unidos.

Por su parte, James Thompson (más conocido como Diego Thompson), educador y pastor bautista escocés recorrió América difundiendo el sistema de educación de Lancaster, siendo invitado en 1820 por Bernardo O´Higgins para que fundara escuelas públicas en Chile, convirtiéndose al mismo tiempo en el primer predicador protestante en llegar a este país.

Desde Norteamérica, arriba al país en 1845 David Trumbull, doctor en teología y reconocido por su apostolado evangélico, quien se convierte en el primer misionero que llega con tal finalidad a estas tierras, fundando oficialmente en Chile la Iglesia Protestante, en 1868.

Pero no es hasta el año 1871 que los reformistas comienzan a ganar muchos adeptos en el país, con la llegada del predicador español protestante Juan Canut de Bon, quien con su prédica valiente y temeraria difunde de manera fogosa y con un alto conocimiento el protestantismo en Chile. Canut atrajo muchedumbres y también el rechazo de la Iglesia Católica. Durante 5 años predicó y fundó iglesias a lo largo del país hasta el día en que falleció: el 9 de noviembre de 1896. Sus restos descansan en el Patio de los Disidentes, en el Cementerio General de Santiago. Su estilo de prédica callejera fue novedosa en Chile y obtuvo muchos seguidores, quienes adquirieron el apelativo de “canutos” por seguir al predicador, aunque este apelativo se ha hecho extensivo a todos los evangélicos, sean o no seguidores de Juan Canut.

Fotografías recorrido Barrio Mapocho – Esmeralda: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.540632619312975.1073741828.347957601913812&type=3

2013-07-09T11:20:07+00:00 2013/07/09|