Incendio afecta casona patrimonial y dos inmuebles de Luciano Kulczewski en barrio Yungay. Alejandro Cabrera y Alicia Délano

Suenan las sirenas de bomberos en el  barrio Yungay.  No habían pasado doce horas desde que un cité había sido arrasado por el fuego.  Un nuevo incendio y  en pocos segundos las llamas devoraban todo a su paso, esta vez en el corazón de la Zona Típica. Más de 18 compañías del Cuerpo de Bomberos de Santiago se hicieron presentes en calle Catedral con Libertad.  Tras cuatro arduas horas de trabajo, los 300 bomberos que concurrieron, lograron apagar el fuego.

Ha transcurrido una semana. El incendió afectó con pérdida total una hermosa casa patrimonial del siglo XIX, una de las más antiguas del barrio Yungay. Esta vivienda de adobe de más de 430 m2 construidos estaba en buen estado de conservación. El acceso,  sus corredores, los dos patios centrales amplios,  evocan las casas patronales del valle central.  Al transitar por esa acera, era inevitable mirar a través de la mampara. Su bello patio de naranjos y camelias encendían la curiosidad de todos.

La casona fue legada a Juana Rivera en 1946. Su antigua dueña no tuvo descendencia y vivió muchos años enferma, cuidada con esmero por la señora Rivera. Actualmente pertenece a sus tres hijos. El siniestro se inició en esta casa, intentaron apagarlo pero se propagó muy rápidamente. Héctor Villar, uno de sus dueños, pone en bolsas los escombros intentando despejar, mientras comparte sus recuerdos. Los tres hermanos nacieron allí, conservaban gran parte del mobiliario antiguo que heredara su madre. Nos habla del salón rojo donde estaba el piano de cola, de la habitación verde donde vivía la antigua dueña, del taller que había tenido su padre al fondo de la casa. Recuerdos y cenizas.

El incendio se extiende a las casas vecinas del lado poniente. Dos edificaciones del arquitecto Luciano Kulczewski  que datan de 1923 y forman parte de un conjunto de seis casas en calle Catedral. Sus propietarios actuales adquirieron las viviendas alrededor de los años 70. Los últimos años habían arrendado las casas, pero no les pagaban, las subarrendaban y se las devolvieron en muy mal estado, cuando la municipalidad desalojó a los moradores después del terremoto de 2010. Invirtieron mucho dinero y esfuerzos  por más de dos años para reacondicionar y restaurar las edificaciones. Su mayor preocupación eran los incendios. Por lo mismo, habían cambiado todas las instalaciones eléctricas en las dos casas.  Estaban muy orgullosos del trabajo realizado y del valor patrimonial de sus edificaciones. Conocían la importancia del legado arquitectónico de Kulczewski. Solo se salvaron dos habitaciones, nos comenta la señora Elsa Concha, una de las propietarias, lo demás se quemó.

Así crece la lista de inmuebles patrimoniales que, aun superando el acoso inmobiliario y la ausencia de políticas públicas que consoliden su permanencia en el tiempo,  sucumben ante el fuego. Más de diez incendios se han producido en los últimos dos meses en sectores antiguos de la comuna de Santiago.  Como  señalara la alcaldesa de Santiago a los medios de comunicación que llegaron hasta el lugar “esta  situación nos demuestra la vulnerabilidad de los barrios antiguos y a la vez nos demuestra la necesidad de que exista una política de Estado para recuperarlos, para tomar medidas de prevención y cuidar la vida de las personas y el patrimonio de todos los chilenos”.

¿Sabemos qué hacer en caso de un incendio? ¿Cómo se adapta la vivienda patrimonial al habitar actual? Con un promedio menor de integrantes por familia al de épocas pasadas, sistemas eléctricos que no fueron diseñados para las demandas energéticas de los electrodomésticos de hoy, con un marco legal insuficiente y obsoleto ¿Qué nuevas propuestas surgen? ¿Basta sólo con fiscalizar? Son preguntas que nos inquietan y que es imperioso responder, pues los incendios seguirán ocurriendo, ya que son solo el resultado y no la causa del problema y mientras seguimos discutiendo por años sobre los mismos temas, mientras seguimos viendo cómo se repiten las mismas escenas, nos vamos quedando solo con fachadas en el mejor de los casos, conformándonos  con las cáscaras de las edificaciones. Mientras seguimos pensando, tanto autoridades como ciudadanos, en qué hacer, el patrimonio se hace humo…

Equipo de trabajo Kulczewski-Barrio Yungay: Alejandro Cabrera, Alicia Délano, María Soledad  Ponce, Carla Osses, Allan Ubilla, Samantha Vallejos, Eugenia Vargas y Matilde Vergara.

Referencia casas: http://www.plataformaurbana.cl/archive/2011/11/25/rescatando-el-legado-luciano-kulczeswki-en-santiago/

Crédito fotos: Mara Pizarro (Agencia Uno)

2013-08-09T21:02:13+00:00 2013/08/09|