En abril recorrimos Barrio Arte y el Circuito Cultural de Vitacura: arte, consumo y desarrollo

El mes de abril fue muy activo para nuestra organización, ya que participamos del Festival Urbano Barrio Arte, organizado por las instituciones MAVI, MNBA, MAC y GAM, que se realizó entre el 9 y 15 de este mes. Fuimos convocados para realizar 12 rutas patrimoniales durante 4 días del Festival, las que se enfocaron en dos itinerarios diferentes: Ruta Lastarria y Ruta Forestal. En ambas, el objetivo fue potenciar la experiencia del evento mediante un recorrido guiado por varios hitos patrimoniales de esos barrios, incorporando también los 5 nuevos murales que se estaban realizando ahí y las problemáticas actuales que se viven entre habitantes, turistas y visitantes ocasionales. En cada ruta participaron entre 15 y 60 personas, completando finalmente un grupo total de 500 asistentes.

El pasado domingo 29 de abril Cultura Mapocho realizó un recorrido inédito por  Vitacura, con la intención de descubrir la oferta cultural que esta comuna ofrece desde hace algunos años y reflexionar sobre su accesibilidad, vigencia, apertura temática y relación con otros espacios comunales dedicados al consumo, desarrollo, innovación o recreación.

Iniciamos nuestro recorrido en el bandejón central de Américo Vespucio con Vitacura, donde reunimos a 80 asistentes, varios de los cuales se acercaban por primera vez a nuestra actividad mensual. Junto con dar la bienvenida iniciamos el primer hito, en que nuestro guía relató los aspectos más importantes de la historia de la comuna, realizando un completo recuento desde la época precolombina, cuando este territorio era un valioso mitimae en el que se recolectaba oro y se enviaba al Perú, como correspondía a una aldea de dominación inca. Avanzando en la historia de los  siglos XIX y XX aprendimos cómo se fue conformando la comuna actual, a partir de la división de extensas y ricas chacras.

Luego nos dirigimos a nuestro segundo hito, el Museo de la Moda, donde otra guía de Cultura Mapocho  relató la interesante historia del Museo y señaló algunos aspectos claves de su arquitectura y museografía. En el Museo nos esperaban sus anfitriones, invitándonos a ingresar gratuitamente para que nuestro público pudiera conocerlo por dentro y visitar la exposición “Siendo el futuro 1889-1918, 1989-2018”, que contrastaba estos dos períodos históricos relevantes en la historia humana por lo acelerado de sus procesos de cambios, en lo político, tecnológico, urbano, artístico, y por supuesto, en la moda. Durante el resto del día los asistentes contaron con entrada liberada para volver al Museo y visitarlo con más calma.

A continuación nos dirigimos por calle Espoz hacia Museo Ralli, donde una tercera guía, desde su interior nos relató la historia del Museo dedicado al arte contemporáneo, y en especial al latinoamericano, con una gran colección reunida en 16 salas. Allí se contó sobre  los aspectos más interesantes de los 5 Museos Ralli en el mundo, siendo el de Santiago el segundo en ser creado, por lo que este año ya celebró su aniversario n° 25. Los asistentes pudieron recorrer y disfrutar libremente el Museo, lo que para muchos fue una gran experiencia, por no conocerlo previamente y por la sorpresa que les significó encontrarse con una colección tan rica y variada de piezas artísticas de gran nivel.

Nuestro cuarto hito fue en la esquina de Alonso de Córdova con Nueva Costanera,  lugar escogido justamente por reflejar el cambio que desde hace algunos años se viene registrando en el comercio artístico de las galerías de Alonso de Córdova, que se han ido trasladando a los alrededores, formando un nuevo polo comercial y cultural en las cercanías de Nueva Costanera. En este hito, quisimos ampliar la mirada hacia el consumo en general, para lo cual se propuso revisar el tema desde el texto del arquitecto Pablo Allard, del 2006, titulado “Vitacura: testigo de la avenida del consumo a Chile”, el cual señala varias etapas que van desde el comercio de barrio a los centros comerciales, shopping center, grandes malls, strip center y los cambios urbanísticos que cada uno de ellos fue provocando en el trazado urbano.

Luego nos dirigimos por Alonso de Córdova hacia la entrada de CEPAL, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, donde se  señalaron los aspectos más relevantes de su historia e importancia actual para nuestro continente. Junto con reflexionar sobre su rol y los efectos que su presencia trajo para la comuna, pudimos observar algunas imágenes de su interior y escuchar la referencia que se hizo sobre el edificio y su arquitecto, Emilio Duhart, referente innegable del patrimonio moderno, el cual no ha sido lo suficientemente reconocido, por lo que se hacía más importante  valorar su legado en nuestro recorrido.

Finalmente nos dirigimos a nuestro sexto y último hito, dedicado al Centro Cívico y Parque Bicentenario. Ahí pudimos apreciar el interesante contraste entre la arquitectura contemporánea del edificio y el paisajismo del parque, ejecutado por el arquitecto Teodoro Fernández- Premio Nacional de Arquitectura 2014- quien de manera magistral proyectó un parque que dialoga con la misma naturaleza ya presente en el lugar, principalmente el río Mapocho y el cerro San Cristóbal en su costado norte, y el complejo programa que el Parque Bicentenario acoge, sin que los espacios y sus diferentes usuarios interfieran entre sí. En este escenario privilegiado nos despedimos, no sin antes realizar nuestra foto grupal y sorteo final, donde además de las publicaciones habituales, contamos con dos libros donados por el Museo de la Moda y el Museo Ralli, para premiar a los asistentes, quienes quedaron muy contentos con la completa e innovadora experiencia.

2018-05-10T14:36:06+00:00 2018/05/10|