El PARQUE COUSIÑO Y LA FIESTA DEL ÁRBOL

Artículo escrito por Dante Figueroa

En las primeras décadas del siglo XX, Santiago tenía una serie de festividades que, por diversos motivos,  se fueron  perdiendo en el tiempo. Una de ellas, la “Fiesta del árbol”, tuvo una especial importancia en la sociedad chilena durante  más de  treinta años.

La festividad surge en el país el año 1904, es desde esa fecha cuando la Sociedad de Instrucción Primaria introduce el evento educativo en los colegios de su dependencia. En ella, centenares de estudiantes plantaban árboles en calles, paseos públicos y parques de la ciudad de Santiago, tradición que se extendió a Valparaíso, y otras ciudades.

En la década de los veinte, según expresa el diario La Nación, la tradición se había popularizado y es en el parque Cousiño que se celebrará de manera masiva. En efecto,  una tarde de agosto se llegaron a reunir más de dos mil estudiantes, junto a una numerosa concurrencia. Con una banda militar de fondo, el programa realzaba la importancia de la naturaleza en la vida de las personas, su relación con el medio ambiente y el respeto a la fauna. Poesías, y declamaciones daban inicio a un nuevo ciclo de la naturaleza que ya veía en cada árbol, el renacer que daba la llegada de la Primavera.

La fiesta incluso fue llevada a los barrios de Santiago, en donde sus habitantes plantaban diversas especies, como palmeras, en los patios de su casa o alrededores de sus nacientes poblaciones.

Hoy la fiesta del árbol, en un país con ciudades que tienden a envolver con cemento sus caras, parece una actividad bella de recrear, valorando así no solo la estación de la primavera, sino la relación del hombre con su medio ambiente.

Fiesta del árbol.
Fuente Zig-Zag, 1905.

2019-03-16T13:20:53+00:00 2019/03/15|