El Hotel Carrera

              Por Dante Figueroa

Esta mole de hormigón en que los arquitectos Smith Miller y Smith Solar desplegaron toda su creatividad, fue construida entre los años 1937 y 1940, justo en frente a la Plaza de La Constitución, lo que lo llevó a convertirse en uno de los hitos más importantes del naciente Barrio Cívico de Santiago.

Este vecino que flirtea desde el costado norponiente con el Palacio de La Moneda, es uno de los testigos silentes de gran parte de la historia política y social del siglo XX. No solo, fue el su azotea el sitio desde donde muchos corresponsales europeos vieron el ataque a la Moneda el 11 de septiembre de 1973. Además, en sus años de gloria, el hotel acogió personalidades de la talla de la Reina Isabel II de Inglaterra, Indira Gandhi, el actor Alain Delon, Diego Maradona o el papa Juan Pablo II, entre otros.

Como parte del proyecto “Barrio Cívico”, “El Carrera” lucía su impronta lujosa y elegante, siendo el primer gran hotel de la capital, un tremendo esfuerzo de inversión que ponía a Chile en la órbita del turismo internacional. Como muchos inmuebles del momento, fue el Art Decó el estilo que los arquitectos Smith Miller y Solar, padre e hijo escogieron para diseñar este inmueble en un naciente Estado Moderno.

La Revista “En Concreto” recuerda que el Hotel Carrera “se levantó en 17 pisos, con un techo jardín con una piscina para los huéspedes, dos subterráneos y un volumen aproximado de 25 mil metros cuadrados construidos. “Para su época era considerado un rascacielos. Recordemos que se inauguró un año después del terremoto de Chillán de 1939, que obligó a cambiar de forma radical los estándares de construcción”, comenta el arquitecto Gastón Vega, quien continúa describiendo al hotel con sus imponentes puertas de bronce, columnas de mármol, lámparas de cristal de bohemia, fino mobiliario y arte decorativo son algunos de los detalles que marcaron una época glamorosa de la hotelería chilena. “El Hotel Carrera es símbolo del auge del país en la década del ‘30 y ‘40. Por la importancia como hotel, por su arquitectura y por ser parte del eje Bulnes, tiene una doble categoría patrimonial, primero como inmueble y segundo por ser parte del eje cívico de la ciudad de Santiago”, explica Vega.
El Hotel capitalino dejó de existir luego de 65 años de historia, así sus dependencias dieron cabida al Ministerio de Relaciones Exteriores, cambiando su nombre al de Edificio José Miguel Carrera, el cual alberga a los más de 1.150 funcionarios y a las 38 direcciones de la Cancillería.

2021-11-11T15:25:49+00:00 2021/11/11|